Metroidover
Advertisement

Este es un artículo destacado de Metroidover


El parásito X, también llamado criatura parásito-X no identificada por la Federación Galáctica[1], eddis por los Chozo[2] o simplemente X (X Parasite y Unidentified Parasite Creature-X en las versiones inglesas) es una especie parasitaria altamente inteligente, capaz de infectar cualquier elemento orgánico, matarlo y después duplicar su cuerpo, habilidades y poseer sus conocimientos.

Aparece más notablemente en Metroid Fusion y en Metroid Dread, así como en una corta escena en Metroid: Samus Returns. Hace una aparición menor en el manga Metroid.

Historia

Antecedentes

Recuerdos Chozo 4 msr.jpg

El parásito X es una especie nativa del planeta SR388, donde surgieron y evolucionaron por años. Debido a su enorme peligrosidad, los Chozo, especie inteligente que habitaba también ese planeta, decidió crear una especie de criaturas que pudiera mantener a raya a los parásitos. Fue así como la tribu Chozo de los Thoha crearon a los metroides. Estas nuevas criaturas eran capaces de absorber energía, por lo que los parásitos X eran una fuente de alimento seguro para ellos. Con el tiempo, el número de X en el planeta cayó drásticamente. Tanto los parásitos en sí como las especies infectadas sucumbían ante la especie metroide.

La existencia del X fue mantenida en alto secreto por los Chozo, con el temor de que su potencial fuese utilizado para fines militares,[3] debido a esto la razón detrás de la existencia de los metroides permaneció en misterio por mucho tiempo, hasta que la Federación Galáctica estudió las ruinas de los Chozo en SR388 y registró la existencia del parásito X.

Eventualmente, los metroides empezaron a evolucionar y a volverse más grandes y peligrosos, saliendo del control de los Chozo, quienes hicieron todo lo posible por contenerlos debajo de la superficie. Los metroides se volvieron la especie dominante y se situaron en lo más alto de la cadena alimenticia. Un tiempo indeterminado después, los Piratas Espaciales se interesaron por los metroides, puesto que veían en ellos potencial como armas biológicas. Los robaron, y los llevaron a sus cuarteles en Zebes y en Tallon IV, donde fueron probados como armas e incluso mutados. La Federación Galáctica, tras registrar todos los conflictos en donde los metroides fueron usados, declaro a estas criaturas como una seria amenaza para la galaxia, por lo que mandó a un escuadrón de policías para averiguar si aún había metroides en SR388.

No tuvieron éxito pero sí confirmaron la existencia de la especie antes de perecer, por lo que la Federación ordenó el completo extermino de los metroides, tarea que se le encargó a la cazarrecompensas Samus Aran, conocida por haber enfrentado a los metroides en tantas ocasiones. Samus elimina a toda la especie, incluyendo a la reina metroide que era la propagadora natural de la especie, pero deja vivir a una pequeña cría que entrega a los científicos de la Federación para su estudio.

Parásito X en la secuencia final de Samus Returns.

Durante los siguientes años, el parásito X empezó a reproducirse nuevamente al ver a su depredador eliminado (como se representa en la secuencia final de Metroid: Samus Returns, donde un X ataca a un hornoad). Poco a poco fue infectando y reemplazando con copias a todas las especies nativas del planeta. Es desconocido en qué estado dejó el parásito a la flora y fauna de SR388. Posteriormente, la Federación envió un equipo de investigación al planeta para hacer un trabajo de campo y analizar la evolución de la fauna tras la extinción metroide. Como Samus Aran conocía bien las cavernas subterráneas, fue incluida en el equipo. En este viaje, Samus fue infectada con el parásito X, iniciándose los eventos de Metroid Fusion.

Amenaza inteligente: Invasión en B.S.L.

El X infectando a Samus.

La Federación Galáctica envió a Samus Aran a SR388 como guía y protección de los científicos de los Laboratorios Espaciales Biometrox, quienes realizarían un trabajo de campo en el planeta para evaluar el estado del mismo tras la extinción de la especie metroide. En dicha exploración, el equipo recogió especímenes de distintas especies y las envió a la estación de investigación de B.S.L., una gigantesca estación espacial dedicada al estudio de formas de vida. Durante la exploración, se encontraron con lo que parecía ser un hornoad común, por lo que Samus procedió a eliminarlo. Una vez muerto, un parásito X surgió del cadáver y atacó a Samus, "metiéndose" en ella. Poco después, de vuelta en su nave, Samus pierde el conocimiento y casi muere al estrellarse contra un cinturón de asteroides de no ser por el sistema de eyección que la expulsó a tiempo de su cabina. La Federación la recupera y la lleva a su cuartel general y la somete a cirugía. Debido a a que el parásito X había invadido todo el sistema nervioso de Samus, y a que no podían retirarle compltamente su traje, llegaron a darla por muerta.

Parásito X en el sistema nervioso de Samus.

Sin embargo, un científico propuso la inoculación de una vacuna metroide, utilizando los restos de ADN del último especímen metroide que Samus les entregó tiempo atrás. Autorizaron el uso de la vacuna y el X desapareció por completo del cuerpo de Samus. Su organismo ahora incluía ADN metroide, por lo que Samus se volvió completamente inmune al X e incluso podía absorberlo para recuperar energía y municiones. Los restos de la armadura infectada fueron enviados a la estación de B.S.L. Además, Samus tenía ahora un traje nuevo, el Traje Fusión.

Samus infectada por el X.

Una llamada de alerta informó de extraños sucesos que generaron caos e la estación de B.S.L.: una explosión había sacudido el lugar. Al llegar e investigar, Samus y su OJ computerizado (dirigido por la Federación Galáctica) descubren que todos los especímenes enviados a los laboratorios por el equipo de campo estaban infectados por el X, que ahora se propagaba por la estación, infectando y mimetizando a todas las especies que se encontraban en estudio en la misma. No solo eso, sino que además las partes infectadas del traje de Samus habían dado lugar al SA-X, una mimetización de Samus y su antiguo traje, con los mismos poderes e inteligencia.

Mientras Samus avanzaba en sus intentos de evitar la propagación del parásito por la estación, éste empezó a desarrollar una inteligencia sin igual, tratando de impedir los avances de Samus de cualquier forma posible. Para ello, bloqueó conexiones, mutó en formas más grandes y poderosas y trató de acorralar a Samus muchas veces. Incluso, trató de destruir completamente la estación, aunque esto significara la muerte también del parásito a bordo. El objetivo de eso último pretendía eliminar a Samus, porque aunque murieran los X dentro de la estación, los que vivían en SR388 estarían a salvo.

Todos sus intentos fallaron, y Samus logró escapar una y otra vez de sus trampas, pero el X evolucionaba en cada minuto y su contención se volvía cada vez más difícil.

Exterminio

Nave de samus en metroid fusion.PNG

En cierto punto, Samus fue informada por su OJ computerizado de que la Federación Galáctica había desarrollado cierto interés en el parásito X y en el SA-X, por lo que había dejado de enviar ayuda a Samus y había decidido sacarla de la misión; esto reflejó el temor de los Chozo mencionado anteriormente. Sabiendo el peligro que significaría eso para todos, Samus intentó detenerlos planeando autodestruir la estación, aunque eso significara sacrificarse ella misma. Antes de lograrlo, su OJ computarizado se revela como Adam Malkovich, antiguo comandante de Samus que había muerto en una misión anterior. Adam sabe la amenaza que significa el X, pero desprecia la idea de la autodestrucción, indicando que la muerte del X en la estación especial no detendría su multiplicación en SR388.

Entonces, Samus y él planean alterar la órbita de la estación para impactarla en el planeta, por lo que el X desapacería para siempre. Cuando Samus llega a la cubierta de operaciones, el SA-X aparece como último intento del parásito para detenerla. Samus lo derrota y altera el curso de la estación en la sala de control. Samus logra escapar y la estación impacta contra el planeta SR388, destruyendo, presumiblemente, al parásito X de toda la galaxia.

Resurgimiento

Parásito X en una escena de Metroid Dread.

Un tiempo después de lo ocurrido en Metroid Fusion, la Federación Galáctica recibe una misteriosa transmisión en donde se asegura que el X continúa con vida en otro planeta que recibe el nombre de ZDR. Para verificar la veracidad de la información, la Federación envía a una unidad de siete robots llamados E.M.M.I., pero rápidamente se pierde el contacto con ellos. Es por eso que recae sobre Samus la responsabilidad de investigar lo que realmente ocurre en el planeta, al ser la única ser viviente con inmunidad a la parasitación del X.

Tras varios sucesos en donde Samus pierde muchas de sus habilidades y se entera de que el planeta fue una colonia Chozo, ella llega a encontrarse con un Chozo viviente llamado Manto Silente, quien le revela que el X aún seguía con vida y en un pasado cercano se había infiltrado a ZDR tras los últimos eventos ocurridos con los colonos de SR388. El X comenzó a propagarse y llegó a eliminar casi por completo a sus habitantes, la tribu Chozo llamada Mawkin, dejando como únicos supervivientes a Manto Silente (de la tribu Thoha) y a otro Chozo llamado Pico de Cuervo, líder de los Mawkin y el responsable de haber debilitado a Samus en cuanto ella puso un pie sobre el planeta.

Parásitos X escapando de Elun md.png

Fue Pico de Cuervo quien logró contener al X antes de su completa propagación, y es él quien más tarde vuelve a liberarlos de su confinamiento para que Samus pudiera enfrentarlos y así pudiese seguir despertando al máximo sus poderes metroides producto de su genética metroide, de esta manera sería capaz de adquirir este ADN para poder recrear a la especie metroide y apoderarse de la galaxia con ellos. Tras la liberación del X, la gran mayoría de los enemigos que Samus llega a enfrentar son mimetizaciones de la fauna original del planeta.

Destrucción

ZDR a punto de explotar.

Tras la batalla final contra Pico de Cuervo, Samus despierta sus poderes metroides al máximo y su apariencia cambia drásticamente, también obtiene un arma de sumo poder que es capaz de destruir incluso a los X. Gracias a estas nuevas habilidades, Samus es capaz de abrirse paso de regreso a su nave, pues tras la derrota de Pico de Cuervo el planeta empieza a colapsar hacia su completa destrucción. Samus consigue escapar y ZDR queda destruido en su totalidad junto con el X.

Características

Biología

X amarillo

X azul

X rojo

X verde

X acorazado

El parásito X es un ser pequeño y gelatinoso. Sus núcleos internos son extremadamente pequeños y no son visibles directamente. Tiene la capacidad de flotar y puede atravesar paredes sólidas, suelos y techos. De esta manera es capaz de llegar a casi cualquier sitio. Cada parásito tiene tres núcleos internos que se mueven circularmente.

Son nativos del planeta SR388. La especie nativa es de color amarillo brillante. No tienen métodos directos de defensa, pero su método de ataque es siempre efectivo y letal. El X puede introducirse en cualquier ser (planta o animal) orgánico, incluso en máquinas, siempre y cuando contengan material orgánico. Una vez dentro, el X se reproduce rápidamente por el sistema nervioso central de su víctima y se expande por todo el cuerpo. En cuestión de horas mata al huésped y lo mimetiza tras absorber su ADN. Una vez ha sucedido eso, el X resurge del cadáver y busca otra víctima o mimetiza a su anterior huésped. Puede tomar la apariencia física de cualquier criatura que haya infectado; si ha infectado más de una puede fusionarlas y convertirse en un ser aún más fuerte.

Cabe decir que las copias creadas por el parásito X no son completamente iguales a las versiones originales; normalmente tienen otra coloración y son mucho más fuertes y agresivas que la especie original.

El X no solo adopta la forma física, sino que obtiene la memoria, conocimientos y habilidades de los seres que haya infectado, haciéndolo extremadamente efectivo a la hora de sobrevivir. La única criatura que no pueden infectar o mimetizar, es la especie metroide, que es su principal depredador.

El X puede "evolucionar" en formas más fuertes y resistentes. Esto sucede cuando muchos parásitos se juntan en un solo ser, o cuando un parásito absorbe un ser inteligente, grande o fuerte. Estos seres evolucionados reciben el nombre de X acorazado. Los X acorazados poseen un núcleo mucho más grande, pero menos definido. Sin embargo, poseen una especie de corteza que los protege de ataques exteriores y les otorga una forma de ataque; embestidas.

Inteligencia

La inteligencia del parásito X siempre ha sido discutida. Si bien se conoce que el X absorbe la inteligencia y las habilidades de su víctima, se piensa que también tienen un alto grado de inteligencia ellos mismos. Cuando el parásito X trata de sobrecalentar y destruir la estación de B.S.L. donde ellos se encuentran reproduciendo, lo hace con la única intención de eliminar a Samus Aran y salvar a los X que vivían en SR388. Esto demuestra un gran sentido de supervivencia e inteligencia.

Al parecer, los parásitos sintieron que Samus era una gran amenaza para toda la especie.

Tipos

El parásito X en un monitor.

Si bien los parásitos X nativos del planeta SR388 son de color amarillo, las versiones que empezaron a habitar en la estación de B.S.L. empezaron a mutar dependiendo el clima, la temperatura u otros elementos.

Otras versiones del X surgieron en ZDR y no son vistas ni en B.S.L. ni en SR388. Asimismo, el X azul no existe en ZDR.

Otras apariciones

Manga Metroid

Metroid-111.jpg

El manga Metroid también cuenta que los metroides fueron una respuesta contra el parásito X que prolifera en SR388. Sin embargo los eventos representados en este material son distintos a lo que se conoce en los juegos, pues el manga narra que los metroides fueron desarrollados por los Chozo que habitaron Zebes y con el apoyo del Cerebro Madre. Otra diferencia es que el manga muestra a un SR388 completamente inhabitado por vida inteligente (como sí ocurre en los juegos con la tribu Thoha), y los Chozo simplemente descubrieron al parásito cuando exploraron el planeta con ayuda de una cámara a control remoto.

Super Smash Bros. Ultimate

En Super Smash Bros. Ultimate, el parásito X es uno de los espíritus del juego. Es de nivel Aprendiz con atributo de ataque, y está en posesión de diez clones de Kirby que usan demasiado su ataque especial normal. No tiene propiedad alguna al ser equipado, ya que necesita evolucionar al nivel 99 para adquirir una transformación.

Galería

Curiosidades

Parásitos X en el comercial estadounidense de Metroid Fusion.

  • El parásito X comparte muchas características con el Phazon puesto que ambos han cambiado el traje de Samus, ambos han afectado a Ridley, y ambos han creado una copia de Samus usando otro ser: una parte del traje de Samus y su propia sustancia. Además, tanto el X como el Phazon aumentan el poder físico y la agresividad de los seres que infectan y ambos están extintos.
  • Desde el descubrimiento de ruinas Chozo en SR388, el mismo planeta donde habitaban los metroides, se ha pensado que fue esa especie la que causó la desaparición de los Chozo de ese planeta. Sin embargo, desde el descubrimiento del parásito X, se ha puesto en duda dicha afirmación hasta Samus Returns. En este juego, gracias a la Historia Chozo, se puede saber que los responsables de la caída de la civilización en el planeta fueron los metroides.
  • El parásito X es similar a La Cosa, una entidad parasitaria de una película homónima. Al igual que el X, La Cosa puede replicar a sus víctimas a la perfección excepto por las prótesis o alteraciones que tengan, llámese dientes postizos o perforaciones estéticas.
  • A pesar de que los parásitos X aprendieron a utilizar ordenadores y computadores (gracias a la absorción de los conocimientos de los tripulantes de la piscina), no intentaron abrir todas las puertas desde el principio para propagarse. Sin embargo, provocaron que la energía eléctrica de toda la estación se apagara.
    • Es posible que hicieran eso para encerrar a Samus y evitar que pusiese en riesgo a las criaturas infectadas.
  • El X tiene un parecido a un pokémon llamado Ditto. Ambos seres son fisiológicamente gelatinosos y pueden imitar la forma de cualquier ser vivo (con diferentes métodos).

Referencias

  1. Manual de Metroid Fusion, pág. 11.
  2. Dicho por Manto Silente durante la conversación que tiene con Samus Aran en Metroid Dread (esta es una transcripción aproximada; el nombre Chozo para el parásito X solo es mencionado, pero nunca aparece por escrito).
  3. "El metroide fue investigado y desarrollado en secreto por la tribu de los Chozo para controlar la reproducción del organismo parasitario X en SR388. Sin embargo, temiendo que las capacidades miméticas y de autopropagación de X fueran destinadas a un uso militar, los Chozo ni siquiera informaron a la Federación Galáctica sobre el propósito del desarrollo de los metroides para ocultar la existencia de X." —Yoshio Sakamoto (Metroid FAQ, sala de desarrollo)


Artículos destacados
Este es un artículo destacado escogido como tal por la comunidad Metroidover, es uno de los mejores artículos de esta wiki. Fue escogido en Enero de 2016.

Advertisement